Murciélagos en Apuros

Es una mañana soleada y la pandilla se reúne a pasar el rato. Elías, el perro, les cuenta a sus amigos – un mapache, una oveja, una lagartija y una pata -, que una familia de murciélagos ha llegado al bosque. Relata que su camino fue largo y difícil, sobre todo para el abuelo que venía con tos. Deciden entonces ir a saludarlos y así conocen a Candelario y a su familia. Pero se angustian al ver que la rama de la que están colgados está a punto de caerse, que el árbol es viejo y frágil, así que cada uno, a su manera, se dispone a ayudarlos.